Compartir
Amigos reales: Sir Henry y Lady Antonia Riley en Argentina Polo Day | Prensa Polo

Amigos reales: Sir Henry y Lady Antonia Riley en Argentina Polo Day | Prensa Polo

Lady Antonia Riley es definitivamente una encantadora dama. Ella y su marido, Group Captain Sir Henry Riley CEng MIET RAF están en estos momentos en nuestro país de visita en Argentina Polo Day, el fantástico club de polo y estancia en Capilla del Señor, creado por Rubén Jabib y su esposa, Celia Alfie.

Lady Antonia y Sir Henry no solo son grandes amigos de los dueños de casa, sino que además son Embajadores de Argentina Polo Day en Inglaterra. Sir Henry y Lady Antonia son grandes fans del polo, deporte al que fueron introducidos por sus amigos de la Royal Air Force (RAF), la aviación militar británica.

Sir Henry fue un destacado piloto de la RAF durante muchos años, en la década de los 50. Fue Vicecomamdante de la RAF en los 70 y posteriormente, fue el encargado de instruir y presentar a los nuevos pilotos y de controlar equipamento, recursos humanos, entre otras cosas.

Hace trece años, fue nombrado Caballero por la entonces Reina Beatrix de Holanda (hoy Princesa Beatrix y madre del actual Rey, Willem-Alexander) por sus servicios entre Holanda e Inglaterra. Posteriormente fue reconocido por la Reina Elizabeth II de Inglaterra, quien aprobó dicho honor siendo reconocido con el título de Sir, el segundo más alto honor otorgando por la Reina de Inglaterra, después del título de Lord. “Recibimos una carta de Buckingham Palace con su aprobación”, cuenta Antonia, su esposa, nacida en Holanda.

Lady Antonia tuvo la amabilidad de concederle una entrevista Prensa Polo, mientras estaba sentada junto a su marido al lado de la cancha, en un espléndido sábado a la noche, listos para el gran evento organizado por Argentina Polo Day, la ya única y reconocida Polo Night.


¿Desde hace cuánto tiempo usted y Sir Henry están involucrados con el polo?

– Comencé a aprender sobre polo hace tan solo seis años, y aún estoy aprendiendo! Todos creen que es una locura comenzar a nuestra edad – yo tengo 64 años y mi marido 89 -.

Un amigo nuestro, ex piloto de la RAF, nos introdujo en el polo. Cuando vine a Buenos Aires, por un viaje de negocios, conocí a Rubén y Celia y desde entonces tenemos una maravillosa amistad. Venimos muy seguido para seguir con nuestras prácticas, pero cuando estamos en Inglaterra hacemos algo de taqueo en Tidworth Polo Club, un club de polo militar. Henry tiene su instructor, yo tengo el mío, vamos por la misma dirección y tratamos de aprender las reglas!

 ¿Cuál es la diferencia entre el polo en Argentina e Inglaterra?

– Lo primero es que acá todo es más grande, se puede tener un club de polo con alrededor de 4 o 5 canchas de indoor; la tierra no es un problema. Y los caballos son hermosos. Para nosotros, Argentina Polo Day es como la Casa del Polo. Es un honor para nosotros venir y estar aquí, son nuestros maestros más pacientes. Rubén y Celia son increíbles!

¿Recuerda la primera vez que vino a Argentina?

– La primera vez vine sola. Recuerdo que fue para mi cumpleaños y tengo que decir que me sentía bastante mal porque normalmente, con mi marido, hacemos una gran fiesta. Pero era un viaje de trabajo y acá estaba yo, sola. Entonces hice una reserva para Polo Day. Rubén y Celia me mandaron a buscar, y la bienvenida fue maravillosa, nunca la olvidaré. Me enviaron un auto que me llevó hacia allí con otros turistas, y tuvimos una fantástica recepción con empanadas, vino, asado, muy muy bueno todo! Increíble. Nos mostraron un partido de polo y nos hablaron de las reglas. Después, nos dieron tacos y éramos extraños tratando de pegarle a la bocha. Poco después, ya no éramos más unos extraños, nos sentimos como en casa. Fue una experiencia fantástica.

¿Como se fue desarrollando su relación con los dueños de casa y con Argentina Polo Day?

Después de mi viaje sola y de conocerlos, volví a Inglaterra y le dije a Henry que tenía que venir, así que poco después pude traerlo. Nos hicimos amigos en poco tiempo, y tan amigos que su hija Valentina, que entonces tenía 4 años, le preguntó a Henry – “querés ser mi abuelo?”, ya que ella no tiene abuelo! Entonces yo le dije que debería ser su abuela, a lo que me respondió – “no, abuela no, sos el Hada Madrina!” (Risas). Así que soy su Hada Madrina!

Luego ellos vinieron a Inglaterra, y pasamos varios días juntos, visitando lugares y clubes. Ahora, ya debe ser la cuarta o quinta vez que estamos aquí. Vinimos a Argentina especialmente para estar en Argentina Polo Day, con Rubén, Celia y Valentina.

Además, somos sus Embajadores. Cuando visitamos clubes de polo en Europa o en otros lugares, le hablamos al encargado de relaciones públicas o al Presidente sobre Argentina Polo Day, tratamos de hacernos amigos y difundir el trabajo fantástico que hacen en Argentina.

¿Cómo ha visto el desarrollo de Argentina Polo Day a través de los años?

– La primera vez que vinimos, tenían un club chico pero muy lindo, El Camino. Cuando volvimos, se habían mudado a este lugar hermoso llamado La Carona. De la nada, crearon lo que yo creo es el club de polo más hermoso de Argentina.

La casa original es de 1893, la cual remodelaron, y es absolutamente bella. Aquí estamos instalados ahora. Es un lugar muy clásico, una casa Victoriana, con madera oscura, muebles, plata… hermoso!

La primera vez que vinimos a La Carona, estaban construyendo La Pulpería y su Museo del Campo en la parte de arriba, el cual trata sobre los indios y la importancia de los mismos en la historia, andando a caballo.

Finalmente, Rubén y Celia completaron la cancha de arena. Por ese entonces, todavía no organizaban el polo night. Y ahora estamos aquí, disfrutando del polo night, que es maravilloso. Han crecido muchísimo!

¿Cómo se siente de estar en Argentina y ser los Embajadores en Inglaterra de Argentina Polo Day?

– Nos sentimos privilegiados de estar aquí. Hemos estado en otros clubes de polo en Argentina, y tengo que decir que los instructores aquí son extremadamente cuidadosos a la hora de elegir el caballo apropiado para uno. Son muy, muy cuidadosos con mi marido. Te hacen sentir parte de la familia. Y eso es la esencia de Rubén y Celia – la esencia del lugar, la asistencia personal.

Además, la cocina es muy buena! Visitamos otros clubes, pero los mejores bifes y las mejores empanadas están aquí. Se esmeran en dar lo mejor!

Fuente: Prensa Polo

Seguinos en  Google+