Compartir

CUIDADO DEL CABALLO DE POLO

cuidado del caballo de polo

Lo primero que hay que tener en cuenta cuando uno tiene un caballo, es que es un ser vivo. No por obvia es innecesaria esta aclaración, a los caballos hay que cuidarlos todo el tiempo, todos los días. A partir del momento en que los sacamos de su hábitat natural, nosotros pasamos a ser responsables absolutos de la vida de ellos, es por eso que les damos algunas recomendaciones sobre el cuidado del caballo de polo.

¿Por dónde empezamos?

Plan sanitario

Este incluye las medidas sanitarias que tenemos que tomar a lo largo del año para prevenir o controlar ciertas enfermedades.

El plan sanitario tipo de un caballo deportivo o de recreación incluye: control de Anemia Infecciosa Equina cada 2 meses si el caballo viaja regularmente, sino cada 6 meses.

Desparasitación cada 3 meses

Vacunación de Influenza equina cada 3 meses, Encefalomielitis y Tétanos en forma anual. Otra vacuna que se puede agregar al calendario anual, es la Adenitis equina, usualmente indicada para potrillos y caballos viejos.

Lo ideal es ir rotando las drogas que se usan para no producir acostumbramiento y controlar las distintas especies de parasitos que habitan en los equinos.

Alimentación y aseo

Adentrándonos en el tema cólico es bueno saber que siendo la enfermedad más temida por todos los amantes de los caballos, los caballos en estado salvaje/natural rara vez tienen cólicos. Dejando de lado los problemas anatómicos, los cólicos en los caballos obedecen en su mayoría a problemas en el manejo de las normas de rutina diaria que se realizan alrededor de los caballos.

Es muy importante que el hábitat de los caballos (box/corral/campo) esté limpio: una cama de viruta que se limpia de bosta y orina a diario, un corral sin restos de hilo, alambre, bolsas, etc…

Los caballos son animales rutinarios. Hay que respetar sus horarios de alimentación en forma estricta. Dar de comer siempre a la misma hora del día evitará que el caballo, por ansiedad y nerviosismo, empiece a patear las paredes/puerta del box ante la falta de aparición de su ración, infligiendose a si mismo heridas y traumatismos que podríamos haber prevenido solo con respetar “sus horarios”.

El agua limpia y disponible a toda hora es otro requisito fundamental para la buena alimentación y correcto aprovechamiento de los nutrientes por parte de los caballos.

La recreación

Es muy importante que el caballo no se aburra. Esto no ocurre, en general, en caballos a campo, sino en caballos estabulados a box, donde se pasan horas metidos en el mismo o atados a una argolla afuera. Cuanto más tiempo de recreación tenga el caballo, menos vicios de establo pondrá en práctica. Estos son actitudes como morder la puerta del box y tragar aire, bambolear su cabeza de un lado a otro por horas sin sentido alguno, etc…

Como accidentes más comunes en caballos de recreo se pueden mencionar las heridas con alambres o al subir o bajar del trailer. Estas heridas son desgarradas y pueden llegar a lesionar hasta el hueso, ya que cuando un caballo se siente atrapado, no duda en tirar y tirar tratando de zafar su mano o pata en problemas, no importando si para esto, tiene que destrozar la misma.

Cuidado de los cascos

Cuando se habla del cuidado del caballo de polo no podemos dejar de mencionar el cuidado de los cascos ya sea en caballos de recreación o deporte, es tan importante como darle de comer todos los días. Ningún caballo que tenga mal los cascos va a tener un andar agradable, exento de dolores. Si el caballo pisa mal porque le duelen los cascos, van a aparecer dolores secundarios en tendones, ligamentos, músculos, articulaciones, y cada vez va a ser más difícil solucionar el problema.

Lo aconsejable es tener al caballo bien aplomado, con el casco desvasado correctamente y herrado cada 30 días. Hay que pensar en los cascos como en una parte fundamental del caballo, ya que son las estructuras que reciben en cada paso las fuerzas de acción y reacción de una bestia de 500 kilos.

Es de buena práctica además del herrado mensual, untar la pared de los cascos con grasas lubricantes cuando están resecos, y pintar la suela con soluciones de Yodo cuando esta se encuentra reblandecida por la humedad si el caballo vive a campo en un lugar bajo o húmedo.

Cuidado de la dentadura

En relación a la alimentación y a la aceptación de la embocadura por parte del caballo, no debemos olvidar hacer un limado correctivo dentario en forma anual.

El caballo normalmente, por la disposición anatómica de sus arcadas dentarias (la superior levemente hacia fuera en relación a la inferior) forma filo en sus muelas (puntas de muela) que lesionan tanto la cara interna del carrillo como la base de la lengua.

La eliminación de puntas de muela con lima o torno, permiten al animal masticar correctamente todo el alimento que se le ofrece y no ejercer resistencia al freno o bridón, por dolor.

Seguinos en Google+

Dejar un Comentario