Faltas y penalidades en el arena polo

Faltas y penalidades en el arena polo

Las reglas del arena polo encuentran su razón de ser en la etiqueta propia del deporte. El juez tendrá la gran responsabilidad de determinar las faltas y penalidades para preservar la seguridad y la conducta deportiva durante el juego.

En un deporte de gran velocidad y contacto físico como el arena polo, se presta especial cuidado a las habilidades de equitación. Las prácticas descuidadas o peligrosas que representen un peligro para los jugadores o caballos constituyen una falta o faul. Se penarán acciones como pechazos en ángulos peligrosos, sujetar a un jugador con derecho de paso o zigzaguear frente a otros jugadores.

Las jugadas deben respetar la línea de la bocha. Al seguir la bocha por las paredes laterales de la cancha, el jugador que efectuó el último golpe tiene derecho de paso sobre los polistas que vengan en dirección opuesta. No se debe cruzar al jugador con derecho de paso, a menos que se cuente con suficiente espacio.

Las paredes laterales de la chancha suponen un desafío adicional en las jugadas donde la bocha golpea contra el borde. Es necesario tomar decisiones rápidas, pero siempre sobre la base del derecho de paso. Cuando los polistas cabalgan hacia la bocha desde direcciones opuestas, cada uno debe aproximarse a la bocha por su lado derecho, excepto en el caso de que el jugador en posesión venga siguiendo la línea de las tablas, ya que contará con derecho de paso.

El arena polo aumenta nuestra velocidad de reacción y precisión a través de jugadas rápidas en un espacio cerrado. Estas reglas y el derecho de paso nos permiten evitar faltas y disfrutar al máximo esta novedosa versión del deporte de reyes.