Medalla olímpica para el Polo Argentino

Medalla olímpica para el Polo Argentino

El polo es un deporte que le dio a Argentina dos medallas doradas en los Juegos Olímpicos.

Marcó un hito histórico para el país cuando en 1924 logró la primera presea de su historia, hazaña que luego repitió doce años después en Berlín.

Dentro de los juegos olímpicos hubieron cinco ediciones en las que se jugó al polo: 1900, 1908, 1920, 1924 y 1936. Durante las primeras tres ediciones la selección Argentina no formó parte de la competencia, pero llegando las de 1924 empezaron los cambios.

Todo comenzó luego de una gira exitosa realizada en 1922, en la que Argentina ingresó al mapa mundial luego de adjudicarse los Campeonatos Abiertos de Inglaterra y Estados Unidos, razón por la cual, la Asociación Argentina de Polo decidió enviar a un equipo nacional a los Juegos Olímpicos de 1924 en París. Para ello, en un comunicado se expuso lo siguiente:

  • Designaron al equipo: David Miles, Juan Miles, Jack Nelson, cap. Enrique Padilla y al Sr. C. M. Land.
  • La Asociación se haría cargo de los traslados de los jugadores y las 15 libras esterlinas que costaba el hotel y demás gastos por semana.
  • La asociación también se haría cargo de los petiseros, siempre que el número máximo sean seis.
  • Cada jugador llevaría sus propios petisos, pero estos, deberán haber jugado ya no menos de una temporada y deberían ser aprobados por la AAP.
  • Por último, el comité se encargaría de las gestiones necesarias para que los petisos se encuentren en Francia no menos de seis semanas del comienzo, habiendo ya asegurado excelente local e instalaciones en Saint Cloud, para el alojamiento y cuidado de los caballos.

Así fue que con Argentina como participante, se dio comienzo al torneo por la medalla olímpica, quien tuvo que enfrentarse con:

  • Francia, que venció 15 a 5.
  • España, venciendo por 16 a 1.
  • Luego llegó Inglaterra, con una victoria de 9 a 5.
  • Y en la final el contrincante fue USA, a quien derrotó por 6 a 5.

Esa victoria, por lejana que parezca, fue no sólo la primera medalla dorada en un Juego Olímpico para el Polo, sino que también para Argentina.

Pero la hazaña no terminó ahí. Doce años después, en Berlín 1936, Argentina repitió el título en su segunda participación, con el conjunto integrado por Luis J. Duggan, Roberto Cavanagh, Andrés Gazzotti y Manuel Andrada.

En el Estadio Olímpico de Alemania, Argentina superó por 11-0 a Inglaterra y ganó la segunda medalla de Oro en polo y un retoño del Roble Olímpico, ante 45.000 espectadores, que hoy en día se encuentra en el ingreso a la Tribuna Central de la Cancha 1 del Campo Argentino de Polo en Palermo.

Un poco de polo, un poco de este enorme deporte!

Compartí en tus redes!