Compartir
EL CUIDADO DEL CABALLO DE POLO

EL CUIDADO DEL CABALLO DE POLO

“Lo primero que hay que tener en cuenta cuando uno tiene un caballo, es que es un ser vivo”, introduce el médico veterinario Sebastián Correa. “Parece obvio, pero es importante saber que a los caballos hay que cuidarlos todo el tiempo, todos los días”.

SANIDAD

Se debe realizar una desparasitación cada 3 meses. Asimismo, cada trimestre se le debe aplicar la Vacuna contra la Influenza equina, una enfermedad viral que produce síntomas respiratorios, también conocida como gripe equina. También se deben hacer controles contra la Encefalomielitis y Tétanos, ya que los caballos son una especie muy sensible al tétanos.
Es importante una desparasitación regular para controlar el nivel de parásitos del organismo por debajo de un nivel que no afecte la salud de los caballos. Si la cantidad de parásitos en el organismo es alta, corremos el riego que aparezcan distintos problemas como raquitismo, anemia, decaimiento, pelo opaco, disminución del rendimiento deportivo, y problemas graves como cólicos.

PREVENCION DE COLICOS

El colico, una enfermedad con multiples etiologias y manifestacion dolorosa, muy frecuente en los equinos,
puede prevenirse en gran medida con el manejo, es decir, con las normas de rutina diaria que se realizan alrededor de los caballos, básicamente aquellas que tienen que ver con la alimentación y el aseo. “Es muy importante que el hábitat de los caballos (ya sea el box, el corral o a campo) esté limpio. Se entiende por limpio una cama de viruta que se limpia de bosta y orina a diario, un corral sin restos de hilo, alambre, bolsas, etc”.
El agua limpia y disponible a toda hora es otro requisito fundamental para la buena alimentación y correcto aprovechamiento de los nutrientes por parte de los caballos.

HERRAJE y CUIDADO DE LOS CASCOS

El cuidado de los cascos en caballos de recreación o deporte es tan importante como darle de comer todos los días. Ningún caballo que tenga mal los cascos va a tener un andar agradable, exento de dolores. “Si el caballo pisa mal porque le duelen los cascos, y nosotros lo “obligamos” a trabajar de esta manera, van a aparecer dolores secundarios en tendones, ligamentos, músculos, articulaciones, y cada vez va a ser más difícil solucionar el problema.
Lo aconsejable es tener al caballo bien aplomado, con el casco desvasado correctamente y herrado cada 30 días“, recomienda untar la pared de los cascos con grasas lubricantes cuando están resecos, y pintar la suela con soluciones de yodo cuando ésta se encuentra reblandecida por la humedad si el caballo vive a campo en un lugar bajo o húmedo. 

CUIDADO DE LOS DIENTES

En relación a la alimentación y a la aceptación de la embocadura por parte del caballo, se suele hacer un limado correctivo dentario en forma anual. El caballo normalmente, por la disposición anatómica de sus arcadas dentarias (la superior levemente hacia fuera en relación a la inferior) forma filo en sus muelas (puntas de muela) que lesionan tanto la cara interna del carrillo como la base de la lengua. La eliminación de estas puntas de muela con lima o torno permiten al animal masticar correctamente todo el alimento que se le ofrece y no ejercer resistencia al freno o bridón, por dolor.

 

Seguinos En Google+