Compartir
CABALLOS DE POLO: RAZAS, CARACTERÍSTICAS Y ADAPTABILIDAD

CABALLOS DE POLO: RAZAS, CARACTERÍSTICAS Y ADAPTABILIDAD

 

A lo largo de los años, los caballos de polo se han ido adaptando y adiestrando de acuerdo a las necesidades y la dinámica del propio juego.

En Argentina, entre los 40 y 60´s, el juego de polo era por sobre todo rústico, fuerte y poco profesional. Durante estas décadas, el juego se llamo “Polo de Estancia”. De hecho, para estos años los caballos de polo eran simultáneamente utilizados en la estancia para trabajar la tierra. Su fisionomía era similar a la de un caballo criollo: fuerte, robusto y con poca resistencia y poca velocidad.

Esta rusticidad en el juego, se abandonó para las décadas del 70 y 80 cuando comenzó a aumentar el profesionalismo y la competencia y a predominar la velocidad como habilidad más buscada entre los caballos: es aquí cuando interviene la raza Pura Sangre. El origen de esta raza se remonta al siglo XVII con la introducción en Inglaterra de los caballos de origen árabe y berberisco. De perfil recto, piel fina, cuello largo, cruz prominente, lomo corto y dorso largo*, el Pura Sangre era una raza para carreras y deportes de velocidad y gran resistencia.
Hoy en día, todos aquellos que pertenecen al mundo del polo reconocen la importancia de otra raza: Polo argentino (en inglés, Polo Pony). El origen de esta raza nace sobre una base de caballos mestizos de campo cruzados con caballos pura sangre de carrera. Esta variación genética, sumada a la rigurosa selección y a las cualidades de la pampa húmeda, hacen que esta raza sea única en el mundo**. La necesidad de proteger y promoverla llevó a la creación, en 1984, de la Asociación Argentina de Criadores de Caballos de Polo, entidad que busca fijar y mejorar sus  características.

Tal es la relevancia que tiene en el deporte, que tanto criadores como jugadores han buscado la manera de perpetuarlas a través de las generaciones. El avance y la efectividad en la tecnología embrionaria hace que hoy en día el 40% (aprox.) de la caballada de los polistas de alto handicap haya nacido de esta forma***. A grandes rasgos, esta técnica consiste en extraer del útero de la yegua madre (“jugadora” de polo) su embrión e implantarlo en otra hembra, de manera de preservar las características físicas y concebir descendientes de categoría valiosa sin dejar inactiva a la yegua madre***.

La evolución en el tipo de juego determina definitivamente las características físicas y temperamentales que los caballos deben tener para poder adaptarse a él. En el caso de los caballos de polo, y a diferencia del resto, cabe destacar que son resistentes y veloces tanto por sus condiciones heredadas como por el entrenamiento que reciben a partir de su primer año de vida. De hecho es tal la dedicación y la confianza con la cual el jugador se relaciona con su caballo que, inexorablemente, conlleva a una relación de amistad entre ambos que trasciende cualquier partido de polo.

Seguinos en Google+

Dejar un Comentario